Para la abuela

Mi madre se ha empeñado en que esta poesía es un rap. Yo creo que lo que quiere es que me ponga a cantar y no sabe como decirlo, pero ya le he explicado que es una poesía, sencillamente, y que si tiene musicalidad pues mejor que mejor... no me veo yo cantando rap, una nana puede ser, pero ponerme a rapear como si fuera la hermana cursi de La Mala Rodriguez, así no me veo.

Probablemente los poetas somos un poco músicos, pero sin instrumentos y sin cantar ¿músicos sin instrumentos y sin cantar? un poco raro si que suena, pero es que los escritores somos todos un poco raros, pero eso nos da mucho encanto (al menos eso quiero pensar yo) o como dice la madre de mi mejor amiga "no eres rara, hija, eres especial".

Esta poesía llega del mundo de Cuca Piruca en línea directa de inspiración con mi pequeñajo, pero como él todavía no escribe pues me toca a mí hacer de interprete. Es una poesía para su abuela. La abuela más joven y divertida que un niño puede tener. El oto día se presentó en casa con el pelo rosa, un look muy del mundo de Cuca Piruca, y yo ya pensaba que se venía a vivir con nosotros en su nave espacial. El pequeñajo estaría encantado. Porque si Alfredo Espino cantaba a las manos de su madre, tan acariciadoras, tan de seda, tan blancas y bienhechoras... a nosotros lo que nos inspira son esos bolsillos llenos de caramelos y chucherías. Las tardes de juegos y risas y los secretos que sólo nietos y abuelas conocen.

Te queremos mucho Triabuela Pilar, aunque esta poesía no sea un rap.









No hay comentarios:

Publicar un comentario