Viaje de Piratas


El día del primer cumpleaños de mi hijo mi madre, su abuela, le regaló el libro Tiempo de Piratas, y en poco tiempo se convirtió en su favorito. Lo que quiere decir que este libro lo hemos leído, releído y vuelto a leer hasta grabarlo en nuestra mente y nuestro corazón, amándolo y odiándolo al mismo tiempo, lo amaba mi hijo y lo odiaba yo.

Noche tras noche tocaba leer el libro de los piratas, libro por otra parte difícil de leer pues como casi todos los libros para niños es de mucho dibujo y pocas letras. Cada noche las mismas frases, los mismos dibujos, como un bucle eterno, como si nos hubiese tocado una maldición por robar un cofre del tesoro de Barba Roja ¡o algo peor! 

Que a veces soñaba con El Temido de Espronceda que con sus diez cañones por banda se acercaba hasta nosotros viento en popa a toda vela. Y me despertaba susurrando entre sueños "que es mi barco mi tesoro, que es mi dios la libertad, mi ley la fuerza y el viento, mi única patria, la mar". 

Ahora que lo pienso no es de estrañar que hayamos acabado viviendo a los pies de la playa...

Y como una mamá nunca se rinde, supe convertir el dolor y la desesperación de la historia repetida noche tras noche durante más de seis meses (sin exagerar) en una bonita canción que aquí os regalo en forma de poesía con una tipografía que me encanta y que yo creo que hace que sea todavía más "cuca piruca" ¿verdad?

Sí, es una canción, pero aún no me lanzo a cantar pero si alguien se anima que se ponga en contacto con el mundo de Cuca Piruca.

Pronto más historias de piratas...







No hay comentarios:

Publicar un comentario