Siena

A veces hay personas con las que no conectas, no sabes porqué pero te da la sensación de que a cierta persona no le gustas, tampoco haces nada por agradar o no. Se convierte en una relación de indiferencia, pero de pronto un día la cosa cambia y esa persona a la que habías ignorado deliberadamente resulta que es simpática, resulta que tiene muchas cosas en común contigo y das otra oportunidad, y descubres a una persona divertida y agradable, con la que se puede hablar y compartir. 

No estoy hablando de una persona del sexo opuesto, estoy hablado de una compañera de trabajo (ex-compañera, ¡y ya han pasado casi seis años!) el tiempo que coincidimos fue vamos a decir frío pero por algún motivo coincidimos en Facebook, supongo que nos agregamos todas y hubiera sido un poco llamativo no añadirnos entre nosotras...

Y ahí quedó la cosa.

Hasta que de pronto, un día descubres una foto con el vestido de novia más original que hayas podido soñar y piensas ¿qué me he perdido de esta chica? y te das cuenta de que sus gustos no son tan distintos a los tuyos.

Y de pronto descubres una foto de una niña preciosa que sonríe tan dulce que te hace llorar de alegría. Y sólo el nombre ya es inspirador: Siena. Y el run run de una poesía empezó a martillearme la mente. Y sin pedir permiso a su mamá, (porque a las amigas no se les pide permiso para estas cosas) le dediqué una de mis primeras poesías personalizadas, bueno... es una canción pero ya sabéis que de momento a cantar no me arranco, si alguna se anima ya sabe donde encontrarme.

Gracias por ser mi amiga y dejarme estar ahí en la distancia. 





No hay comentarios:

Publicar un comentario